sábado, 24 de noviembre de 2012

Marina Rossell: la voz exquisita


La cantautora Marina Rossell, que ha paseado su voz y su compromiso por todo el mundo, recala la tarde del próximo miércoles en Castellón invitada por la Fundación Caja Castellón para participar en el ciclo “Femenino Singular”. 

Una oportunidad de escuchar a esta inquieta creadora fuera del escenario y rememorar con ella su trayectoria artística de ya casi cuatro décadas. Pocos pueden presumir de haber iniciado su andadura como ella, el año 1974, gracias a la oportunidad de abrir los conciertos de otros célebres cantautores de la envergadura de Lluís Llach, Ovidi Montllor o Maria del Mar Bonet, entre otros. Cuando dos años después debutó con la publicación de su primer disco Si volieu escoltar, con arreglos de Lluís Llach, en el que recopilaba canciones populares actualizadas, Marina Rossell dejó evidente su influencia de la música tradicional catalana y su claro compromiso social a favor de la lucha de la mujer. Sin embargo evolucionó musicalmente hacia un sonido cada vez más personal gracias a su voz poderosa y cristalina y su tono intimista. En esa progresión la cantautora catalana nos ha sorprendido al hacer fusión con el flamenco cuando aún no era lo habitual, paseándose por las diferentes músicas de la costa mediterránea para reinventarlas o, desde los años 90, desarrollando su faceta de compositora y la interpretación también en castellano, gracias a lo cual ha recreado, entre otras, canciones no muy conocidas del repertorio latinoamericano. 

Marina canta, es su oficio y su maestría como bien demuestra en las tablas desde hace ya tantos años. Ahora, con su último disco, 'Marina Rossell canta Moustaki' llega a Castellón para que podamos conversar con ella. Una oportunidad para escuchar a esta mujer que canta directa a la emoción, una emoción que siempre alcanza y llena con su sensibilidad y su música. Por eso ha sabido conectar con el público que la considera, desde siempre, “la voz exquisita". 

Será la tarde del miércoles, 28 de noviembre, a las 19.30 horas, en el Salón de Actos del Edificio Hucha de la Fundación Caja Castellón.





domingo, 18 de noviembre de 2012

¡Viajeros al tren! 150 aniversario de la llegada del ferrocarril a Castellón


El primer ferrocarril de la península, que unía Barcelona con Mataró, se inauguró el 28 de octubre de 1848. Aunque el primero de ellos había entrado en funcionamiento en 1837 en Cuba. Este medio de transporte era visto como un vehículo de progreso, la evidencia de la modernización necesaria en España y una respuesta al desarrollo industrial de la época que requería que las mercancías pudieran desplazarse con mayor rapidez llegando a puntos de venta más alejados. Así, tres años después, en 1851, la reina Isabel II, inauguraba la siguiente línea, que unía Madrid y Aranjuez, a la que seguirían la de Barcelona a Granollers, y también a Molins de Rey; prolongándose en 1859 hasta Martorell. De este modo, en apenas seis años, se construyeron en nuestro país más de 400 kilómetros de ferrocarril.

En 1855, tras la revolución liberal y bajo el Gobierno de Espartero, se promulgaría la primera Ley General de Ferrocarriles. Con ella se facilitaba la entrada de capital extranjero. Muy pronto surgieron grandes compañías ferroviarias que impulsarían definitivamente este medio. Así, hacia 1860, ya había numerosos nuevos tramos abiertos, como los que unían Sabadell con Lérida; Pamplona y Caparroso; Valladolid, Palencia y Burgos; Madrid con Zaragoza y Albacete; Gijón y Sama de Langreo, Alicante con Chinchilla o Jerez con Sevilla, entre otros. Este ritmo de expansión facilitó que para 1865 se hubiese completado buena parte de la red ferroviaria prevista, con un claro desarrollo radial que partía de Madrid y que permitía que las zonas mineras e industriales de la cornisa cantábrica, el Levante y el sur estuviesen también comunicadas con el resto de España. La conclusión es que puede afirmarse que, aunque algo lento debido al retraso industrial existente en la España de la época, el ferrocarril fue el responsable directo de traer consigo un cierto desarrollo económico al país, acortó las distancias entre poblaciones y, en las ciudades, las nuevas estaciones imprimieron un aire de modernidad y progreso.


Por lo que respecta a Castellón hay que tener en cuenta que tras fracasar la concesión de 1847 del ferrocarril de Madrid a Valencia a la empresa inglesa “The Madrid & Valencia Railway Cº Ltd”, y debido a que se seguían solicitando prórrogas de dicha concesión, José de Campo, Marqués de Campo,pudo comprar en 1850 los derechos de la línea de ferrocarril del “Mar a San Felipe de Játiva, pasando por Valencia” para la que constituiría la Sociedad de Ferrocarriles del Grao a Játiva en 1851. La línea entre Valencia y Castellón formó parte de la tercera concesión que se le concedió a esta sociedad. La primera había sido del Grao de Valencia a Valencia; la segunda de Valencia a Játiva y la tercera, el 6 de junio de 1853, de Valencia a Castellón.

Así el ferrocarril llegaría a nuestra ciudad finalmente el 26 de diciembre de 1862 con la apertura del tramo Nules-Castellón de la línea que pretendía unir Valencia con Tarragona. El proyecto había sido redactado por el ingeniero inglés James Beaty y desarrollado por la Sociedad Valenciana de Fomento junto a la Sociedad Catalana General de Crédito, si bien el Marqués de Campo actuó como contratista de la línea. Las obras corrieron a cargo de la Sociedad de los Ferrocarriles de Almansa a Valencia y Tarragona ( AVT) que previamente y bajo otros nombres había logrado unir Valencia con Almansa y que acabaría siendo la tercera compañía en España por la dimensión de su red además de ser la única compañía española que operó, construyó sus líneas y se desarrolló con capital netamente español.


El tren llegaría a Benicásim el 16 de noviembre de 1863. De Tarragona a Amposta en marzo de 1965 y finalmente, el 21 de junio de 1868 fue abierto a la circulación el puente de hierro de 227 metros de longitud sobre el Ebro. Sin embargo, durante elperiodo de la tercera Guerra Carlista el ferrocarril fue saboteado continuamente, por lo que el servicio se suspendió durante año y medio. Como consecuencia de este conflicto la compañía del AVT no se recuperó financieramente, viéndose abocada a vender sus líneas a la Compañía de los Ferrocarriles del Norte de España el 25 de mayo de 1891.


Por lo que respecta a la estación de Castellón, y como era habitual en la época, el primer recinto fue una estructura provisional que se sustituyó en 1864 por una estación definitiva obra del ingeniero Alejandro Mendizábal. Esta primera estación era de planta rectangular y estaba formaba por un cuerpo central de una altura y dos torres de dos alturas en los extremos. Tenía un aspecto sobrio y simétrico. Una escalinata daba acceso a la misma con un frontón central que recogía la mención "Ferrocarril del Norte". La estación conservó dicho diseño sin grandes variaciones hasta 1966 fecha en la cual RENFE titular de la estación desde 1941 realizó reformas en ella. Finalmente, el 23 de marzo de 1994 el Ministerio de Obras Públicas, la Generalitat Valenciana, la Diputación Provincial de Castellón, el Ayuntamiento de la ciudad y RENFE firmaron un convenio para la construcción de la variante de Castellón que pretendía soterrar parte del trazado a su paso por la ciudad construyendo un túnel bajo los barrios occidentales. El Convenio incluía la construcción de una nueva estación. Para ello se celebró un concurso de ideas que ganó el proyecto titulado "Destino Luz" presentado por Navarro-Nossenta-Nogal Arquitectos. Las obras se iniciaron en 1998 y concluyeron dos años después. Esto supondría el cierre de la antigua estación ubicada a escasos metros de la nueva y el desarrollo del paisaje urbano que presenta la ciudad de Castellón hasta el día de hoy.


Ahora, y gracias a la exposición conmemorativa organizada por la Asociación de Amigos del Ferrocarril de Castellón y la Federación de Amigos del Ferrocarril de la Comunidad Valenciana, en colaboración con la Fundación Caja Castellón-Bancaja, en la Sala de Exposiciones Bancaja-San Miguel de Castellón tenemos la oportunidad, desde el próximo jueves de celebrar la conmemoración del 150 aniversario de la llegada del Ferrocarril a Castellón en la exposición ¡Viajeros al tren!, en la que se muestran, entre otros, una selección de fotografías del tren entre Castellón y Sagunto, una colección de forondotelia con billetes de trenes de Castellón, además de la exhibición de planos de la línea desde Almansa a Tarragona, placas de locomotora de fabricante y de matrícula junto a locomotoras a escala y otros elementos relacionados con la historia del ferrocarril en Castellón.


Foto penúltima: Antigua estación de Castellón. Año 1907 foto: Rafael Fabra Calduch. Col. X.C.V.
Foto inferior: Entrada en los pasos de Oropesa del Mar (Las Playetas de Bellver), coleccion Javier Aura (Tívoli). Cortesía de Spanish Railways.

domingo, 11 de noviembre de 2012

Donde se alzan los tronos


Ángeles Caso, la escritora que según Ana María Matute cuando se pone a escribir en lugar de contar cosas crea mundos, vuelve a Castellón. Esta extraordinaria contadora de historias, capaz de transportarnos a épocas históricas remotas de forma tan apasionante que hace difícil interrumpir la lectura gracias a su estilo depurado, conciso y sin florituras regresa también con Donde se alzan los tronos, tras haber conseguido el Premio Planeta 2009 por Contra el viento. Como ya ocurriera en sus anteriores novelas, muestra su perfecto dominio de la historia. Con elegancia y sencillez recrea y nos sumerge en una época de conspiraciones, alianzas, vanidad, sexo y poder. Nos hace testigos de los temores ocultos y de los miedos de cada uno de los personajes y nos permite conocer los pensamientos más secretos de cada uno de ellos en este relato con el que la que la escritora asturiana se adentra en la historia del poder por la Corte española de Felipe V. 

A los 38 años, Carlos II, rey de España y archiduque de Austria, siente que su final se acerca. Dios no ha querido darle descendientes, así que le toca dejar sus gigantescos territorios a algún príncipe extranjero. Nombrar a un sucesor es una decisión muy difícil para alguien tan inseguro como él. Dos nombres se barajan: el duque de Anjou, nieto de Luis XIV de Francia y el archiduque Carlos de Austria. Tras muchas intrigas, será el primero quien se haga con el trono. Felipe V tiene apenas 17 años cuando se convierte en Rey. Es un muchacho apocado, tímido y sin empuje. 

Consciente del riesgo que supone dejar el imperio en manos de alguien tan inexperto, su abuelo, Luis XIV de Francia, envía a Mariana de la Trémoille, Princesa Viuda de los Ursinos, para que vigile, guíe y forme a la joven pareja formada por Felipe V y su esposa, la joven María Luisa de Saboya en calidad de Camarera Mayor de la Reina y consejera del rey de Francia. Esta mujer, de gran atractivo físico aunque se aproxima a los sesenta años, está dotada de tal inteligencia, perspicacia y talento para la política que logrará convertirse en uno de los personajes más poderosos de la época, moviendo a su antojo los hilos del poder y alejando de su lado a todos aquellos que osan hacerle sombra. Durante los 14 años que permanece en Palacio, este fascinante personaje conseguirá manipular y dirigir los designios reales como asesora del Rey, convirtiéndose en uno de los personajes más decisivos de la política española de la época, así como uno de los más odiados y envidiados de la corte 

Una historia ambientada en los albores del siglo XVIII con el telón de fondo de la Guerra de Sucesión, la falsa moral de la época, el ansia de poder, las intrigas 'palaciegas' y el choque de culturas entre franceses y españoles, pero que perfectamente podía transcurrir en el presente. Porque Ángeles Caso, que se describe como una escritora partidaria de dar a sus lectores elementos para que reflexionen sobre algunas facetas de la condición humana, aborda en esta ocasión los entresijos del poder, la ambición mal entendida de los gobernantes y las intrigas. Una manera brillante de reafirmar su idea de que nunca dejamos de ser víctimas de la frivolidad con que algunas personas hacen mal uso del poder para satisfacer sus más oscuros deseos. 

Para saber más habrá que esperar al próximo viernes, a las 19,30 horas, para que Ángeles Caso nos lo cuente en primera persona en el Salón de Actos del Edificio Hucha de la Fundación Caja Castellón.



jueves, 8 de noviembre de 2012

Todo viene de los libros


Todo viene de los libros "Lee y conducirás, no leas y serás conducido". Inevitable recordar estas palabras de Santa Teresa frente a los que se enorgullecen de no haber leído un libro en su vida mientras se jactan de que ni falta que les ha hecho o los que, en el colmo del desdén, reconocen comprarlos a peso. Seguidores sin saberlo de Sartre, que afirmaba que el mundo podría existir perfectamente sin la literatura y desconocedores de que los libros son el tesoro de los remedios del alma porque curan de la ignorancia, la más peligrosa de las enfermedades y el origen de todas las demás. 

Afortunadamente, los que opinan que sin libros el mundo no sería el mismo son la inmensa mayoría. Ninguno de nosotros nos pareceríamos a lo que somos de no haber tropezado en algún momento con el que nos cambió la vida y que ha contribuido a convertirnos en lo que somos. Porque es indiscutible que la naturaleza íntima y personal de la experiencia de la lectura y del contacto con los libros marcan nuestras vidas. A veces es el primero que uno lee. Otras es el encuentro fortuito con un autor y unas ideas leídas que remueven la conciencia, que nos dejan una huella que puede dar un giro inesperado a nuestra vida. 

Y es que estos días, mientras unos hablan del futuro de soportes digitales para la lectura y otros de lo poco que se lee y lo menos que se vende, la ciudad de Castellón nos ofrece la posibilidad de ir a la Feria del Libro que se celebra en la Plaza Santa Clara para pasearnos entre libros, para buscar y seguir el rito de encontrar la aguja en el pajar y curiosear, para encontrar algún libro raro, algún ejemplar al que le seguíamos la pista y que nunca fue reeditado... o simplemente para hacernos con libros verdaderamente baratos, para encontrar una ganga inesperada. 

Pero es entonces cuando es inevitable pensar que muchos de estos ejemplares han venido de bibliotecas que se desmembraron por mudanzas, que alguien tuvo que desprenderse de ellos por la fuerza de las circunstancias o simplemente porque nos llegaron cual pesada y voluminosa herencia. Pensar que en algún tiempo esos libros fueron importantes para alguien al que marcó su vida no deja de ser una de esas extrañas y curiosas paradojas de la vida. La verdad es que no deja de ser un poco triste.

martes, 6 de noviembre de 2012

Una noche en Amalfi


El poeta italiano Renato Fucini escribió que «el día del Juicio Universal, para los amalfitanos que suban al Paraíso será un día como todos los otros». Una afirmación nada exagerada cuando se ha vivido en ese tramo de la costa italiana bañado por el mar Tirreno, en el golfo de Salerno, cuya espectacular belleza forma parte del inconsciente colectivo. 

Un pequeño y hermoso destino turístico del que también esperan disfrutar Sergio y Lidia, una joven pareja aparentemente al margen de los convencionalismos, a la búsqueda de una más que ganada semana de indolencia. Sin embargo, el previsible relax de un hotel en el idílico enclave de una escarpada montaña que cae al mar, unido a la perspectiva la dolce vita, se convertirán al poco de su llegada en una inquietud creciente que llegará a convertirse en asfixiante y claustrofóbica. 

Es lo que logra el altísimo grado de tensión narrativa alcanzado por la autora Begoña Huertas desde las primeras páginas de esta novela en la que olemos el mar y sentimos la brisa de la costa. Pero en la que también sentimos muy pronto cómo se masca una tragedia que va haciendo el ambiente cada vez más agobiante y nos impide dejar el suspense de sus páginas hasta conocer que es lo que hay al final del abismo de una noche de verano amalfitana en la que cambiará por completo la vida de los dos protagonistas. 

Uno de los personajes de la historia nos recuerda que en realidad siempre vemos mal, y que es nuestro cerebro el que interpreta y supone la imagen más probable. Es probable que así sea, porque si a veces es malo no saber, mucho peor es saber y pretender ignorar lo que se sabe, querer ver las cosas como tendrían que ser en lugar de como son…

sábado, 3 de noviembre de 2012

Al otro lado del túnel, ¿qué hay antes y después de la muerte?


Bien por seguir la tradición o ya sea por convicciones religiosas, los primeros días de noviembre son el momento del año que reservamos para recordar a aquellos que ya no están con nosotros. Días de sentimientos contrastados, como lo son el dolor de perder a un ser querido, unidos, por otro lado, al creciente colorido de la fiesta y la diversión que, con el paso de los años va tomando presencia destacada también en nuestro entorno. Vida y muerte. Tan lejos y tan cerca. 

Todos sabemos que la vida tiene un desenlace fatal. Nos cuesta aceptar que lo normal es morirse y que lo excepcional es vivir. Por eso a todos nos persigue la misma duda: ¿de dónde venimos y a dónde vamos? Quizá la conclusión es la misma: venimos y vamos a un lugar que desconocemos. Pero esto no es óbice para que no podamos evitar hacernos siempre las mismas preguntas ¿qué hay antes y después de la muerte? ¿Una intensa luz nos muestra siempre el camino? ¿Todos atravesamos un largo túnel para volver a la vida? ¿Qué vemos desde allí y qué sentimos? ¿Con quién nos encontramos? Estas y otras preguntas que acucian al ser humano desde sus orígenes son las que José Miguel Gaona, doctor en Medicina en la rama de Psiquiatría por la Universidad Complutense de Madrid y máster en Psicología Médica y especialista en Psiquiatría Forense, intenta responder. Para ello ha trabajado en los últimos años en el campo de la neuroteología, estudiando los fenómenos místicos y espirituales vinculados con la muerte desde una perspectiva neurológica. Su objetivo: intentar encontrar respuestas desde una aproximación divulgativa y terapéutica de carácter científico. 

El Doctor Gaona se ha dedicado a recopilar entrevistas a expertos y numerosos testimonios de personas creyentes y no creyentes que han sufrido el llamado «efecto túnel». La gran coincidencia de los testimonios de las personas que han experimentado este «viaje» arroja nuevos interrogantes que la ciencia aún no puede explicar y que aluden a un nivel espiritual. En cualquier caso, y como afirma el Doctor Gaona, tanto si existe vida después de la muerte, como si no "el cerebro humano es misterioso e insondable. Lo que sí es cierto es que nuestra consciencia es muy limitada y en la realidad hay más magia de lo que se cree".

Esperamos que el miércoles, en el Salón de Actos de la Fundación Caja Castellón, el Doctor Gaona arroje, a partir de sus investigaciones, un poco de luz que nos permita aclarar nuestras dudas sobre qué es lo que hay al final del tunel...