jueves, 27 de junio de 2013

Drama en el portal


El sábado por la mañana Pepe, un recién nuevo amigo que es ya como de toda la vida, desesperado me comentaba que la noche anterior los perros de su vecina habían ladrado sin parar hasta la madrugada sin dejarle dormir y que no le quedaban fuerzas ni para ir a la compra. Que como no se podía convivir con ella, inició un proceso de mediación con una abogada que costó 300 euros para llegar a unos pactos que tampoco cumplió nunca y que por eso acababa de quedar para ver otro piso. “Ella ha ganado, no sabes las fiestas de flamenco, taconeo y acordeón en directo que me he tragado, no puedo vivir con esa tipa encima de mi. Me voy de mi casa. Estoy enfermando. Tengo que irme, es una impotencia terrible ”, concluyó. 

Hoy, Elena, compañera en las lides de conjugar verbos irregulares, ha llegado a clase con ganas de matar a alguien. Dice que en cuanto empieza a hacer buen tiempo y abre las ventanas por la noche, no puede dormir. Enfrente de su casa hay un patio con animales. De entre todos ellos, un pollo, que empieza a cantar desde el amanecer con una precisión de reloj suizo le está martirizando. Ella, a su vez, martiriza a la policía a llamadas, que ya le conocen, pero cuando la policía llega el pollo parece que se lo huela y se calla como un muerto. Total que no sabe qué hacer, que quisiera tirar un petardo dentro del patio, pero como ella misma dice, el resto de animales que viven allí no tienen culpa de nada y tampoco es cuestión de cargárselos a todos de un susto. 

Y mientras escribo esto, Mª Luisa, me está contando que su vecina de arriba, la muy cochina, agrega, se dedica a chillar al marido y él a ella, montando unas trifulcas que ha tenido que ir hasta la policía. Pero que cuando no chillan es aun peor, porque desde la habitación que da al patio de luces y con las ventanas abiertas se dedican a otros menesteres maritales que a ella le parecen de dudoso gusto. Porque total, cuando están en acto silencioso es lo de menos ya que cinco minutos se pasan de cualquier manera, pero lo otro, afirma, le ha amargado la vida, el cuerpo y la mente. 

Cada uno tiene su historia vecinal, pero coinciden en que ninguno de ellos sabe a quién debe dirigirse para que de una vez les dé una respuesta a su dilema. Agotada la vía del diálogo habrá que iniciar la de la indirecta. Probablemente por eso nos funcionó tan bien, en la época de juventud, cuando compartía piso de estudiantes, dejarle un buen trozo de queso cabrales frente a la puerta a una vecina que cocinaba sopa de col casi todos los días, a la hora de comer. Y diría que también a la de cenar. 

Que se lo digan si no al Hematocrítico que nos presenta “Drama en el portal”, una galería de increíbles notas auténticas vistas en portales y garajes puestas allí por, aunque parezca también increíble, vecinos auténticos, algunos de ellos dialogantes y civilizados. Otros... no tanto. Cuando no nos atrevemos, o no nos apetece, decirle cuatro cosas al de al lado, a veces lo mejor es “dejarle una notita” pero eso sí, en la que note que sabemos dónde vive porque la próxima vez, ¡nos veremos las caras!




martes, 25 de junio de 2013

SELECTA-13, una apuesta en tiempos de crisis por el arte emergente


El fin de curso viene marcado, entre otros, por Selecta, la apuesta de la Facultat de Belles Arts de Valencia por el arte joven emergente, que llega ya a su tercera edición. El profesor Pepe Miralles lleva la dirección de este interesante proyecto que tiene como objetivo ofrecer una experiencia de profesionalización a los estudiantes del Máster Oficial en Producción Artística que buscan iniciarse en el mundo del arte, favoreciendo el encuentro entre profesionales del arte y el alumnado del máster, así como diversas acciones que posibilitan la interacción entre las propuestas del alumnado y los educadores artísticos. 

Como en las ediciones precedentes se despliega un amplio abanico de propuestas que buscan la creación y fortalecimiento de puentes de comunicación del alumnado con el mundo del arte, todo ello con el ánimo de impulsar la difusión de la producción de las nuevas generaciones. Pero incorpora, en esta convocatoria, dos importantes novedades. Por una parte, la concesión de una residencia artística a uno de los mejores estudiantes en Addaya Centre d´Art Contemporani, de Alaró (Mallorca), durante el próximo mes de diciembre. Y por otro lado, incorpora el premio Kir Royal-Selecta 2003, que otorgará la Galería Kir Royal al mejor dosier y a la mejor obra presentada para participar en las exposiciones de las galerías que colaboran en este proyecto.

Porque la actual edición SELECTA-13 se articula en torno a una dinámica red de exposiciones en siete espacios de la ciudad de Valencia. Para ello se han seleccionado los trabajos de 33 estudiantes del master de una convocatoria a la que se presentaron 49 dosieres. Así, se realizarán dos exposiciones colectivas durante el mes de julio. La primera, tacticasvinculantes, podrá verse en La Mutante, Espacio de cultura emergente, desde el día 3 de julio. En ella se expondrán una serie de propuestas que están basadas en la posibilidad real de establecer vinculaciones entre personas. La segunda, Salir de la exposición (Taller 1-2-3), podrá visitarse en Las Naves, Espacio de creación contemporánea, desde el viernes 5 de julio, en la que se pretende utilizar el espacio del taller para trabajar con las puertas abiertas, de manera que los procesos, los resultados y los intermedios puedan ser visitados. 

Por otro lado Emergens agrupa, a partir del 4 de julio, la colaboración con la Facultad de Belles Arts de las galerías valencianas Kir Royal, Galería Cuatro, Galería Kessler-Battaglia y SET Espai d’art, que ofrecen su espacio y su experiencia profesional para exponer los trabajos de 14 alumnos mediante muestras colectivas e individuales con obras seleccionadas por los propios galeristas. Todas estas exposiciones permanecerán abiertas durante el mes de julio, con la excepción de SET Espai d’Art que amplía hasta septiembre.

Además, por primera vez en Valencia, y fruto de la colaboración entre el Máster Oficial en Producción Artística y AVVAC (Artistas Visuales de Valencia, Alicante y Castellón), tendrá lugar, del 2 al 4 de julio, el encuentro Art Dating, que posibilitará al alumnado del master y a los socios de AVVAC participar en un showroom para presentar sus trabajos ante un grupo galeristas, críticos de arte, comisarios y artistas de reconocido prestigio como Olga Adelantado (Galería Luis Adelantado), Norberto Dotor (Galería Fúcares), Nuria Enguita (comisaria y crítica de arte), o José Luis Pérez Pont (comisario y crítico de arte), hasta agrupar a 18 profesionales invitados. Los tres días que durará este encuentro se realizarán, a las 17:00 horas, una mesa redonda en la que se debatirá distintas estrategias del arte en tiempo de crisis, así como la relación del arte y el mercado del arte. 

Finalmente, a través de las actividades Dinamizar el arte: propuestas de interacción educativa y el Laboratorio itinerante de educación artística hay que destacar que SELECTA-13 no sólo pretende exponer los trabajos del alumnado del Máster Oficial en Producción Artística, sino que se complementa con las actividades que los miembros de la Asociación Valenciana de Educadores de Museos (AVALEM) van a realizar en colaboración con los artistas y los espacios expositivos que pretenden abrir un espacio de diálogo estructurado entre los artistas participantes y los educadores artísticos. 

Selecta puede ser una de las evidencias de que en este momento de crisis en el que la cultura ocupa un lugar cada vez menos protagonista, un verdadero paisaje contemporáneo puede recuperar la luz mediante iniciativas de esta índole. Facilita una plataforma desde la que los nuevos creadores pueden proyectarse hacia adelante; la oportunidad del primer reconocimiento necesario que justifica la ardua tarea de búsqueda que supone la creación artística; el primer lanzamiento de obras y artistas que salen del aula, abandonan la privacidad y el anonimato para alcanzar la esfera de lo público, punto de inicio de cualquier trayectoria creativa. Y es así, en esa vía, donde las experiencias y las tentativas artísticas pueden hacer posible la creación de un medio estable que permita hacer de la creación contemporánea algo perdurable. ¡Enhorabuena, pues!


 


Imágenes
1.- Iria Cabrera
2.- Aarón Duval
3.- Julia Martos
4.- Mª del Carmen Díez



domingo, 9 de junio de 2013

Ins*pirada Rossy


La manera de llevar con ligereza la pesadez de la vida es la creatividad. Incluso en los peores momentos, cuando se siente que todo está cayendo, crear pone en consonancia nuestro ser con la naturaleza, lo cual no deja de ser una plasmación del misterio de la vida que nos ayuda a trascender nuestra vida cotidiana. Ciertamente es así, nos lo recuerda la actriz Rossy de Palma. Probablemente este sea uno de los motivos por los cuales sigue tan ins*pirada como siempre. El próximo miércoles tendremos la oportunidad de descubrirlo. Será en la Sala Bancaja San Miguel de la Fundación Caja Castellón en el marco del ciclo de charlas-coloquio “Femenino Singular”. 

Porque de Rossy de Palma se puede decir que es una mujer fuera de lo común a la que el paso del tiempo no ha impedido que siga tan inquieta como siempre. Nació en 1964 en Palma de Mallorca. A los trece años ya vendía su propia ropa en el rastro y pequeñas tiendas de Mallorca. Es posible que este fuese el campo de prácticas que le permitió fabricar el look propio con el que respiró a pleno pulmón la frescura y la efervescencia de la España de la movida de los años 80, tras la caída del régimen franquista. Aunque desde mediados de esa década formó parte de Peor Imposible, uno de los grupos de música pop surgidos durante la Movida madrileña, todo cambió de rumbo cuando en 1986 Almodóvar la descubrió ofreciéndole un papel en La ley del deseo, convirtiéndose en una de sus primeras musas. Sus papeles en Mujeres al borde de un ataque de nervios, Átame, Kika, por la que obtendría una nominación al Goya, La flor de mi secreto o Los abrazos rotos, hacen de ella una de las actrices fetiche del cineasta manchego que más proyección mediática ha conseguido, al punto de haber desarrollado una intensa carrera en Francia, donde ha trabajado en producciones como La Femme du cosmonaute, de Jacques Monnet; Nag la bombe, de Jean Louis Milesi; o Le Boulet, de Alain Berberian, entre otras interpretaciones. 

Paralelamente también trabaja en la pequeña pantalla, realizando spots o papeles para series televisivas, mientras reparte el tiempo en sus otras aficiones, como el teatro, la música y muy especialmente el mundo del diseño y la moda. Así, ha desfilado para Antonio Alvarado, Sybilla, o colaborado con diseñadores tan respetados a nivel internacional como Thierry Mugler, Jean-Paul Gaultier, Alexander McQueen, Christian Louboutin, Azzedine Alaia o jóvenes diseñadores emergentes como Charlie le Mindu o Assad Awad. Y todo ello sin dejar de realizar importantes campañas de publicidad con fotógrafos de la altura de Bruce Weber, Herb Ritts, o los españoles Alberto García-Alix y Álvaro Villarrubia. 

Hasta ahora así ha sido la trayectoria de Rossy de Palma, una mujer con cierta dosis de extravagancia e irreverencia que, evidentemente, es mucho más que una chica Almodóvar. Por eso sigue reivindicando la importancia de soñar, de hacer las cosas sin pedir permiso a la conciencia, pero sobre todo de ser una visionaria a la búsqueda de tesoros que nadie ha visto antes, de intuir y descubrir cosas nuevas para compartirlas con la gente. Pero todo ello de manera inesperada y sin seguir ningún plan. Por eso nos sigue cautivando.





jueves, 6 de junio de 2013

Predicar no es dar trigo


Acabo de leer el último libro de Martin Wehrle, una recopilación de historias de un día cualquiera en la oficina que ha sido la sorpresa del año en Alemania, donde ya lleva vendidos casi un cuarto de millón de ejemplares. El autor, que es el asesor laboral más famoso del país, nos recuerda que lo que las empresas alemanas hacen, lo hacen a conciencia. Su trabajo se considera preciso, al milímetro y su puntualidad, legendaria, lo es al segundo. 

Pero una cosa llama la atención. La reputación de las empresas alemanas mejora cuanto más lejos se está del país. Mejor incluso en otro continente. El que menciona una empresa alemana en el Lejano Oriente deslumbra a su interlocutor. Por el contrario, dentro de Alemania puede suceder que el otro sólo ponga los ojos en blanco. Tal vez sea, claro, un empleado de esa empresa... ¡y conozca toda la verdad!. De hecho, cuando a los empleados les da por hablar, las fachadas de las empresas alemanas se desmoronan. Y así, empresas aparentemente serias resultan ser entidades inútiles, ridículas tropas del caos. Porque la mayoría de ellas tienen dos caras: la externa, la forma en que les gustaría ser; y la interna, como realmente son. Así, cubierta por folletos de papel satinado, omitida en los informes anuales, adornada por los responsables, la locura más absoluta causa estragos tras los muros de más de una de estas compañías. 

La cuestión es que esta locura cotidiana que existe tras los muros de las empresas, sólo la conocen sus empleados, que la sienten como una jaula de locos y, por eso, según una encuesta del portal de empleo por Internet StepStone la mitad de los trabajadores en Alemania siente vergüenza ajena del lugar donde trabajan. Para entenderlo nada mejor que sentirse comensales de un restaurante, donde sentados a la mesa nos sentimos agasajados por el amable personal, sin saber que, una vez dentro de la cocina, infinidad de platos se estrellan contra el suelo, las sartenes se queman y el chef, incluso, escupe en la sopa. Esa es la verdadera empresa, la que no está incluida en el menú. 

Así que a los que vienen exigiendo y dando lecciones les recordaría aquel proverbio nativo norteamericano que dice que antes de juzgar a una persona, debiérase caminar tres lunas con sus mocasines o si no aquel más socorrido y castizo de obras son amores y no buenas razones ya que, como decía San Gregorio Magno, la manera de enseñar algo con autoridad es practicarlo antes de enseñarlo, pues la enseñanza pierde toda garantía cuando la conciencia contradice las palabras. ¡Ahí es nada!.

domingo, 2 de junio de 2013

El azar de la mujer rubia


El 17 de julio del año 1936 se levantaron los militares en África para derribar a la II República y restaurar la Monarquía. El fracaso del alzamiento dio origen a la guerra civil. Alfonso XIII, desde su exilio en el Gran Hotel de Roma, contribuyó con un millón de pesetas para la causa. Su hijo, el joven don Juan de Borbón, se ofreció voluntario para pelear contra otros españoles en el bando nacional, un deseo que no pudo cumplir por la expresa negativa de Franco. “Ése aquí no hará más que enredar”, nos recuerda Manuel Vicent que dijo. Así que Franco jugó con una baraja que acabaría con todas las cartas manchadas de sangre. 

Sesenta y dos años después, el 17 de julio de 2008, a la misma hora, cinco de la tarde, el rey don Juan Carlos visitó a Adolfo Suárez en su casa de la Colonia de La Florida, en las afueras de Madrid, para entregarle el Collar de la Insigne Orden del Toisón de Oro, la condecoración de más alto rango, sin duda muy merecida por los servicios que este hombre había prestado a la Corona. De aquella visita queda un testimonio gráfico, en cierto modo patético. El hijo de Suárez sacó una foto familiar de ambos personajes de espaldas, mientras paseaban por el jardín de la mansión. En la imagen se ve al monarca en actitud afectuosa con el brazo sobre el hombro del político, el primer presidente del Gobierno de la democracia. Aunque en realidad el rey estaba guiando a Adolfo Suárez de forma amigable, pero inexorablemente hacia la niebla de un bosque lleno de espectros del pasado bajo una claridad cenital que se extendía sobre las copas de los pinos y las ramas de los abetos. 

Adolfo Suárez había perdido la memoria. En ese momento incluso ignoraba su propio nombre. Tampoco sabía que esa persona que lo conducía hacia un destino incierto, protegiéndolo y al mismo tiempo aferrándolo con el brazo, era el rey de España. Ni podía responder a las preguntas que posiblemente le haría el monarca con su habitual desparpajo, en una conversación en la que pudo pronunciarse también el nombre de Carmen Díez de Rivera, aquella rubia de ojos azules rasgados que todavía siendo príncipe le recomendó a Suárez como secretaria, de la que todo el mundo decía que era su amante y de la que todos estaban enamorados, pero a la que España tenía mucho que agradecer, aunque nadie la hubiese tomado en serio por ser demasiado guapa. 

Con estos personajes, Juan Carlos, Adolfo Suárez, y una mujer rubia malherida, la historia formó un triángulo, dentro del cual echó los dados el azar. El resultado es ya una historia que la tarde del próximo miércoles, 5 de junio, Manuel Vicent viene a desvelar, eso sí, a las siete y media de la tarde, al Salón de Actos del Edificio Hucha de la Fundación Caja Castellón.